El medio online como canal de venta ya es más que archiconocido, pero aún hay comercios que no cuentan con los recursos suficientes para montar un «e-commerce», desconoce cómo hacerlo o simplemente no les resulta atractivo (ejem, ejem, ¿no huele un poco a temor al cambio aquí?).

 

¿Qué me puede aportar montar mi frutería online?

Adentrarse en el medio online para vender nuestras frutas y verduras es una gran idea y puede funcionar muy bien como ha ocurrido en otros sectores. Mucha gente sigue acudiendo a los pequeños comercios para comprar sus frutas y verduras diariamente, pero otra gran mayoría no tiene tiempo para ello y acaba acudiendo a las grandes superficies para aprovechar otro tipo de compras, lo que suele suponer que compren productos hortofrutícolas desconociendo su origen, a unos precios más elevados, que no son de la máxima calidad y el trato es menos cercano y amable.

Crear una frutería online es un gran remedio a este asunto, ya que acercamos nuestro comercio a aquella gente que no puede ir directamente a comprar a nuestra frutería o desconoce nuestra existencia. De este modo, el medio online nos aporta una mayor promoción del local, es una nueva forma de generar ingresos y nos permite aportar un valor añadido y mayor comodidad a los compradores.

 

Ventajas y desventajas de crear una frutería online.

A parte de todo lo que nos puede aportar en un sentido superficial, empezar nuestra venta a través de Internet tiene sus cosas muy buenas y sus cosas, no malas, sino no tan buenas. Algunas cosas muy buenas son

  • Alcanzamos a un mayor número de compradores: gracias a la capacidad de difundir información que nos dan las redes sociales y los motores de búsqueda (A.K.A Google), tenemos la oportunidad de que nos conozcan otro tipo de personas con características diferentes pero necesidades similares a nuestra actual clientela. Son personas que no han tenido la oportunidad de conocernos, pero podemos solventar su necesidad de compra con nuestra actividad. Además, esto nos permite reajustar a quién queremos dirigirnos (por ejemplo, en nuestra frutería puede comprar la gente del barrio pero el tipo de clientela que nos compra online suelen ser empresas, personas que viven solas, personas jóvenes que no tienen tiempo de ir a la frutería, etc). Pero esto no es magia. debemos trabajar cada día nuestra estrategia online y la clase de contenidos que publicaremos para posicionarnos
  • No es necesaria una gran cadena logística para realizar los pedidos: a medida que construyamos la presencia online de nuestra frutería, los pedidos comenzaran a moverse muy poco a poco. Si nuestro proyecto está dirigido a servir a aquellos clientes que se sitúen próximos a nuestro local, con una furgoneta nos será más que suficiente, así como un espacio no muy grande para preparar los pedidos.
  • Los pedidos y el stock se pueden controlar de manera más fácil gracias a las herramientas informáticas: las plataformas de e-commerce (aquellas que nos permitirán montar nuestra tienda online o frutería online) cuentan con sistemas de gestión de pedidos y gestión de inventarios para que en todo momento estemos informados de la situación de nuestro stock, cuándo tenemos que abastecernos, que producto es el más pedido, calcular la previsión de demanda, y si podemos hacer frente a esa demanda con los recursos que tenemos.
  • Coste bajo, rentabilidad alta: montar una tienda online es muy sencillo y no supone unos costes económicos muy elevados. Sin embargo, con trabajo y constancia, los resultados pueden llegar relativamente rápidos y recuperar la inversión realizada en muy poco tiempo. También tenemos mayor capacidad para fijar los precios, jugar con nuestro margen de beneficio y agilizar el stock. Por ejemplo, podemos preparar promociones u ofertas exclusivas para la tienda online.

Pero, como decíamos, hay cosas no tan buenas

  • Es necesaria mucha comunicación para que la gente nos descubra. No basta con abrirse una cuenta de Instagram y subir una foto al mes. La gente necesita contenido diario y que funcione, y para encontrar eso es necesario mucha «prueba y error».
  • Crecimiento orgánico o inorgánico: estos consejos van dirigidos al crecimiento orgánico, es decir, aquel que no ha necesitado de inversión de dinero para llegar a un mayor número de personas. Lo contrario es el inorgánico, que es invertir dinero en publicidad online para que las redes sociales y los motores de búsqueda «nos ayuden» a que la gente nos conozca. Ambos son modelos muy válidos con beneficios determinados, ya nosotros decidimos cuál elegir.
  • Resultados no asegurados: como decíamos, la venta online no es la panacea. Huye de aquellas personas que en una misma frase digan las palabras «poco trabajo», «alto posicionamiento», «venderás más» o similares. Todo depende del trabajo que le pongamos a nuestra tienda online, la creación de contenidos para posicionarnos en redes y en los motores de búsqueda y, cabe decirlo, la suerte
  • Alta competitividad: vender fruta online no es una acción que haya ocurrido de la noche a la mañana. Ya hay muchas empresas que se dedican a ello y muchas fruterías de barrio se han sumado a realizar pedidos a domicilio como aquí nosotros planteamos. Para esquivar esta competitividad, cada frutería debe buscar su valor añadido.

Encuentra tu valor añadido.

Pero, si hay tantas empresas que se están dedicando a esto y la competencia es alta… ¿Cómo conseguimos hacernos un hueco?

La respuesta es sencilla, tenemos que encontrar en qué somos mejores que ellos. En otras palabras, diferenciarnos. Esto nos servirá para aportar un valor añadido a nuestros clientes, pero saber en qué somos buenos no es un proceso fácil, por eso hay que empezar a analizarnos para descubrirlo. Sí, sí, estudiarnos a nosotros mismos. Por ejemplo:

  • Si nuestro punto a destacar es que tenemos una gran experiencia y llevamos muchos años dedicándonos a esto, nuestro valor añadido es el servicio, la atención al cliente y el conocimiento del producto.
  • Si poseemos una gran red logística, nuestro valor añadido es la rapidez en la entrega, la facilidad en las devoluciones o la programación de los pedidos.
  • Si la fruta y verdura que vendemos en nuestra frutería es de producción propia, son productos de proximidad, «de la huerta a la mesa», con precios más controlados.
  • Si nuestra principal característica es el trato cercano y que conocemos a toda la gente que nos compra diariamente en nuestra tienda física, podemos extrapolar esto a la tienda online como un valor añadido que es la personalización y la atención al cliente.
  • Si tenemos un catálogo muy amplio, nuestro valor añadido es la oferta y podemos asegurar a los clientes que encontrarán lo que necesitan.

Estos son algunos aspectos de cómo empezar a plantearnos una estrategia de diferenciación después de haber analizado en qué es buena nuestra frutería y en qué somos buenos nosotros. Tras tener nuestro breve «eureka», debemos trabajar en torno a ese concepto. Es decir, si tu valor añadido es que tú mismo produces las frutas y verduras que vendes en tu frutería, puedes realizar acciones como enseñar vídeos de tu campo o de cómo están siendo los periodos de cultivo, para ofrecer información de interés a tus compradores y sepan la historia de esa naranja, melocotón o lechuga que han comprado.

     

    Algunas plataformas para empezar tu frutería online.

    Este camino no se puede empezar sin tener una breve idea de cómo hacer una tienda online. No te preocupes, en Internet y sobre todo en Youtube encontrarás una gran cantidad de información. Sin embargo, aportamos nuestro granito de arena y aquí te dejamos las plataformas más conocidas para que le des caña y entres al mundo del e-commerce.

    • Prestashop: se caracteriza por su fácil instalación, configuración y rapidez. Es recomendado para proyectos con conste bajo y no muy grandes. Es muy fácil para integrar plataformas de pago y envío.
    • Woocommerce: también es sencillo de instalar, aun que es más limitado en funciones, pero esto no es un problema para comenzar proyectos pequeños. Para utilizarlo, es necesario que nuestra página web la construyamos con WordPress.

     

    Síguenos en redes sociales para estar al día de todas nuestras novedades.