A pesar de que los productos agrícolas han sido muy estudiados y usados a lo largo del tiempo, aún no se ha podido establecer de manera objetiva el punto de origen de esta maravillosa fruta que no falta en nuestras casas en las épocas estivales. No obstante, las últimas investigaciones apuntan a una localización concreta. Vamos a verlo: 

Las especies de sandía originarias, que han derivado en la que consumimos actualmente, no son tan apetecibles ni atractivas, sino todo lo contrario, son frutos con un sabor muy amargo y de carne blanca. Esto se debe a un compuesto químico, la «cucurbitacina», que está ligado a la defensa de las plantas de la especie cucurbitácea contra los herbívoros. A esta especie pertenecen productos como el melón, la sandía, la calabaza, el calabacín e incluso el pepino.

En nuestro país fue introducida por los árabes, que aprovechaban el malestar que provocaba éste compuesto químico en las personas que lo ingerían para darle un uso medicinal como purgante, laxante y vomitivo, extendiéndose su uso posteriormente para tratar la malaria, la disentería y la dismenorrea. ¡Cuánto conocimiento le debemos a esta cultura!

Gracias a unos estudios llevados a cabo por Susanne Renner, botánica de la Universidad de Munich, se descubrió que estas especies de sandías fueron mutando genéticamente hasta lograr dos genes que dieron lugar a las que hoy en día conocemos: uno de ellos encargado de generar una enzima que da lugar al licopeno, que es el pigmento rojo que da color a su carne (al igual que a los tomates, el melocotón, los albaricoques…); y otro que inhibe la producción de cucurbitacina, por lo que el sabor amargo y los efectos adversos que este compuesto químico provoca desaparece.

Tras este estudio, se concluyó que nuestras sandías son muy similares a las que se consumían en Egipto hace 3500 años, llegadas a esta región, a priori, desde Sudán, ya que los granjeros las llevaban consigo a través de sus viajes subiendo el Nilo. Así, fue adquiriendo su color rojo por pura selección natural, hasta acabar hoy en día siendo una de las frutas más consumidas y favoritas de niños y mayores.

Este post está basado en el hilo de Twitter elaborado por el usuario Alex Ritcher-Boix @BoixRitcher.

 

 

Síguenos en redes sociales para estar al día de todas nuestras novedades.